El proyecto de cortometraje “MAKUN. No Llores”, dirigido por Emilio Martí López, es el ganador del VII Concurso de Proyectos de Cortometraje Amnistía Internacional - Abycine 2018. El corto de animación se rodará en estos meses y se estrenará en la XX edición del Festival Internacional de Cine de Albacete, coincidiendo con los 30 años de la fundación del Grupo Local de Amnistía Internacional de Albacete.

La convocatoria supone una ayuda de 5.000 euros y alienta la producción de un cortometraje versado en Derechos Humanos, con el aliciente añadido de estrenarse en uno de los festivales de cine más importantes de España. Además, conlleva la distribución del trabajo por Banatu Filmak.

Hasta la fecha, los ganadores de las anteriores ediciones del concurso, “Stop” de Sergio Barrejón, “La primavera Rosa” de Mario de la Torre, “50 rupees only” de Nagore Eceiza,  “Tribus de la inquisición” de Mabel Lozano, y “UNO” de Javier Marco, han cosechado importantes premios nacionales e internacionales y más de un centenar de selecciones en festivales de todo el mundo. Entre ellos, la nominación de “Tribus de la inquisición” a Mejor Cortometraje Documental en los Goya 2018, y la preselección de “UNO” para los Premios Oscar 2019.

Los dibujos con los que miles de personas migrantes han ido marcando su paso por los CIE son la base de una labor documental cinematográfica experimental que se refleja en “MAKUN. No Llores”. Son el mejor acceso que existe, hasta el momento, a estos centros, y nos va permitir tener una base de la dura realidad de la legalidad europea sobre inmigración.

Los dibujos son el origen y el medio de este documental, son el único documento visual existente de los CIE.

Los Centros de Internamiento de Extranjeros son una realidad extendida por Europa pero, en general, desconocida: algunas de estas prisiones para “sin papeles” o extranjeros están en el corazón de nuestras ciudades, aunque son invisibles. Algunos de los presos pasan hasta 2 meses encerrados sin acusación formal, tiempo en el que pueden grabar sus historias, deseos, sueños, y miedos, en las paredes de cada una de estas cárceles. A partir de dibujos y escritos rescatados del CIE de Fuerteventura, en Canarias, y de entrevistas realizadas a personas que han pasado por estos centros, “MAKUN. No Llores”, reconstruye las historias de 4 migrantes, dos mujeres y dos hombres, en su travesía hacia Europa, hasta su encierro inesperado en un CIE: gracias al dibujo animado, sus sueños cobran vida, y los dibujos se mueven por las paredes y rejas que les encierran; pero también se reviven las pesadillas, la dureza del viaje y la trata de personas, que producen una Europa de puertas cerradas e insolidaria.

 



EL DIRECTOR Y PRODUCTOR:
Emilio Martí López es un guionista, director, productor y dibujante valenciano que ha desarrollado su carrera dirigiendo cortometrajes y documentales comprometidos. Martí López utiliza la animación como soporte visual para denunciar violaciones de derechos humanos y graves crisis humanitarias.

Con su anterior trabajo, “MARHABA-HELLO”, de 2017, un cortometraje de animación rodado con niños sirios en campos de refugiados de Xerso, cosechó numerosos premios. Además, recibió el Premio  al mejor director en el Festival Internacional de cine de Medina del Campo y ganó el Premio al Lenguaje Cinematográfico más innovador de la Universidad de La Laguna, Tenerife, en 2012.

Ahora, Amnistía Internacional y Abycine apuestan por su proyecto “MAKUN. No llores”, que dirige y produce.



EL JURADO DEL CERTAMEN:
El jurado del certamen durante estos 7 años ha estado siempre compuesto por Responsables de Comunicación de Amnistía Internacional España, miembros del Grupo Local de Amnistía Internacional de Albacete y ABYCINE. Cada año, la responsabilidad es mayor, al igual que la ilusión y el compromiso, ya que ha aumentado significativamente la cantidad de proyectos recibidos, la calidad de los mismos, el enfoque, etc.

El Jurado dedica semanas enteras a leer detenidamente cada proyecto, sus memorias, su soporte técnico y por supuesto toda su vinculación directa y profunda con los Derechos Humanos. Hasta ahora se han premiado cortos documentales y de ficción. Las valoraciones individuales se documentan y posteriormente el jurado delibera y toma una decisión final teniendo en cuenta todos los parámetros posibles: idea, puesta en escena, viabilidad, derechos humanos, historia, experiencia y realización. Este año, el jurado apuesta por la animación pero por sobre todo por historias humanas, emotivas y que acercan al espectador a realidades para muchos desconocidas y prioritarias para Amnistía Internacional.