La trigésima edición de los Goya premió el pasado sábado 6 de febrero a numerosos trabajos y personalidades del panorama cinematográfico español que han pasado por el Festival Internacional de Cine de Albacete-Abycine. La ganadora del Premio Trayectoria Joven – Automóviles Villar Mercedes Benz de 2015, Natalia de Molina, subió emocionada al escenario del auditorio a recoger el Goya a la mejor actriz protagonista por su interpretación en Techo y comida. Competía con grandes rostros del cine español e internacional como Juliette Binoche, Penélope Cruz e Inma Cuesta. La sección competitiva del festival, Abycine Indie, acogió en octubre la ópera prima de Juan Miguel del Castillo, que fue galardonada con el Premio del Público y con la Mención Especial del Jurado.  El director participó en un coloquio tras la proyección en el que los albaceteños pudieron intercambiar impresiones con el jerezano. 

La ceremonia del cine español también reconoció a otros rostros que acudieron a la XVII edición de Abycine. Luisa Gavasa se hizo con el Premio Goya a mejor actriz de reparto por dar vida a la madre del novio en La novia. La intérprete aragonesa acompañó a la directora del filme, Paula Ortiz, durante la presentación de la película en la que se colgó el cartel de “no quedan entradas”.

 

Por otra parte, los espectadores albaceteños también pudieron disfrutar de tres de los cinco cortos nominados a los Goya. Os meninos do rio, El trueno rojo y El corredor compitieron en la sección que premiaba el mejor cortometraje de ficción, que fue a parar a éste último, dirigido por José Luis Montesinos. El director, que presentó su trabajo en 2014 en Albacete, dedicó su “cabezón” dando las “gracias a los Festivales de cortos que nos han apoyado hasta aquí".

La gran ganadora de la noche, Truman, también pudo verse durante la ceremonia de clausura de Abycine. La producción dirigida por Cesc Gay obtuvo 5 de los 6 premios a los que estaba nominada: mejor actor de reparto (Javier Cámara), mejor actor protagonista (Ricardo Darín), mejor guion original (Cesc Gay y Tomás Aragay), mejor dirección (Cesc Gay) y el título más deseado: mejor película.