El director salmantino Rodrigo Cortés ha mantenido un encuentro este sábado con el público de Abycine, Festival Internacional de Cine de Albacete. Cortés ha explicado que ha querido interrumpir la postproducción de su última película, “Red lights”, para asistir a un festival que merece la pena mantener. “Experiencias con una personalidad muy marcada como Abycine tienen su lugar en el universo de los festivales a pesar del período convulso y de vacas flacas que estamos atravesando”. Rodrigo Cortés ha contestado a las preguntas sobre la complejidad del rodaje de su anterior trabajo “Buried".